Lo que debemos aprender de las hormigas y las luciérnagas…

Imagen de perfil de Ángel Ignacio Gascón

ants-1370824_960_720Cuando pensamos en comportamientos colectivos del reino animal siempre nos vienen a la cabeza cómo se organizan las hormigas que buscan el bien grupal frente al bien individual.

La gran masa de las hormigas de una colonia está compuesta por hembras infecundas llamadas obreras. Son ellas las que emprenden las tareas de la colonia liberando a la reina para que se dedique exclusivamente a poner huevos. Al ser tan numerosas necesitan manejar la congestión del tránsito para llevar a cabo su cometido.

Según un estudio de la física Apoorva Nagar, del Instituto Indio de Ciencia Espacial y Tecnología, las hormigas son capaces de mantener una velocidad estable incluso cuando hay demasiadas hormigas en el camino. Las hormigas se vuelven más disciplinadas cuando los caminos se llenan demasiado.

Ya hay estudios para poder aplicar su comportamiento a problemas reales de congestión de tráfico.

Cada hormiga va probando caminos y depositando feromonas. La que encuentra el camino óptimo vuelve a recorrerlo depositando mayor cantidad de feromonas. Sustituirán a las feromonas unos chips inteligentes que proporcionarían a los conductores en tiempo real sobre el mejor trayecto.

luciernagaLas luciérnagas, tienen un sistema de comunicación entre ellas basada en la luminosidad que emiten (luciferina).  La característica más distintiva de las luciérnagas es su cortejo nocturno. Los machos patrullan en busca de una pareja con un vuelo característico mientras emiten secuencias de destellos de luz característicos. Las hembras de la misma especie pueden responder con destellos específicos y así el apareamiento puede ocurrir. En resolución de problemas, la luminosidad de una luciérnaga depende de la calidad de la solución encontrada y la distancia desde donde otras compañeras están buscando soluciones. Cada luciérnaga selecciona, utilizando un mecanismo probabilístico, un vecino que tiene un valor más alto de luciferina que el suyo propio y se mueve hacia él.

Del mismo modo que para las hormigas, esto se puede aplicar tanto a la optimización del diseño de estructuras como a problemas de congestión de tráfico.

Foto: PIXABAY

Fuente: VVAA