Propósitos para el 2018: Tener buenos hábitos de conducción

people-2599458_1280

Foto: Pixabay

Cada año comienza siempre con los mejores propósitos. El día 31 de diciembre es la jornada de hacer balance del año terminado, borrón y cuenta nueva para el que entra. Erradicar los malos hábitos y adoptar otros saludables son los principales pensamientos de la gente. Dejar de fumar y apuntarse al gimnasio se perfilan entre los más punteros, pero y ¿qué hay de las buenas prácticas al volante?

Los conductores deberían concienciarse cada día 1 de enero y proponerse cumplir con las normas de conducción responsables durante todo el año y, sobre todo, no dejar que esos propósitos caigan en el olvido tan pronto como el resto.

Hay ciertas prácticas que han entrado en desuso para muchos como poner los intermitentes para indicar cualquier cambio de dirección o giro, un hábito que deberíamos recuperar por lo necesario de su práctica y su utilidad.

Útil es también mantener ambas manos en el volante. A la mayoría de los conductores parece que les sobra una y no debería ser así. Y malo es que esté reposando sobre la pierna, apoyada en la ventanilla o sobre la palanca de cambios, pero aún peor resulta que está ocupada sujetando un móvil, porque además implica distracciones al volante y puede ser causante de un accidente.

El uso del cinturón es quizá de lo que más concienciados estamos, aún así hay gente que elude esta práctica. Por eso, la mayoría de los coches inteligentes incorporan ya sensores que detectan el peso de la persona y pitan para recordarnos que hay que abrocharse el cinturón, pero este mecanismo no incluye los asientos traseros y es igual de importante para estos pasajeros.

Mantener la distancia de seguridad, evitar las distracciones al volante, no coger el coche si bebemos, parar cada dos horas… parece una retahíla que ya aburre a los conductores por lo reiterativa que resulta campaña tras campaña, sin embargo, y haciendo balance del número de víctimas mortales que ha dejado el 2017 en las carreteras, está comprobado que estos hábitos hay que continuar añadiéndolos a nuestra lista de propósitos de año nuevo.