Cómo poner el coche a punto en verano

Autolavado

Foto: Pixabay

Cuando planeamos las vacaciones nuestra atención se centra en el destino al que viajamos y en el equipaje que hay que preparar. Cuestiones importantes que, a veces, desvían nuestra atención de otras igualmente importantes, como lo es el preocuparnos por el estado en el que se encuentra nuestro coche.

No es sólo importante que el depósito esté lleno, también lo es la limpieza tanto exterior como interior del vehículo para garantizar una buena visibilidad y confort a la hora de conducir. En verano sufre nuestra piel, pero también la del coche. La carrocería se expone a altas temperaturas que pueden afectar a la pintura, así como lo hacen el salitre, la arena y las deposiciones de las aves.

Es aconsejable que, antes de viajar, pongamos el coche a punto y lo limpiemos a fondo. Para ello, se aconseja lavarlo a primera hora de la mañana o última de la tarde, evitando el calor sofocante del mediodía, y darle un primer enjuague con la manguera. Es bueno, que antes de meterlo al túnel de autolavado se retire la arena o el polvo que pueda tener, para evitar rallar la carrocería.

El aclarado con cera es igualmente importante para prevenir que la suciedad se adhiera a la superficie. También la tapicería sufre los efectos del sol y debe cuidarse con los productos adecuados; al igual que los limpiaparabrisas, que se resecan en exceso, por eso las escobillas deben remojarse periódicamente.

¡Atención a los neumáticos desgastados!

Neumáticos

Foto: Pixabay

Por último, pero no menos importante, prestemos atención a los neumáticos. Conducir largas distancias con las ruedas desgastadas puede provocarnos un accidente. El asfalto alcanza una temperatura muy alta y el sobreesfuerzo por la cantidad de kilómetros conducidos puede llevar a pinchazos o a la pérdida de adherencia.

Recuerden que el mínimo legal, en cuanto al desgaste de la banda de rodadura, es de 1,6 mm y que, de no cumplirlo, la multa puede llegar a los 200 euros por neumático.